ESOTERISMO Y EXOTERISMO



Lo esotérico es sinónimo de oculto y ciencia oculta, y se refiere a aquello que permanece velado, que no puede ser develado. Desgraciadamente en la sociedad moderna estos términos se han relacionado con la superstición y con embaucadores de lo espiritual, condicionando a la población de manera negativa hacia estas disciplinas que no son más que medios espirituales para el desarrollo anímico y que vienen a completar y explicar aquello que las religiones dan como un dogma inmutable.

En consecuencia, exotérico hace referencia a aquello que está a la vista, que es visible por todos. Y esto abarca tanto lo sagrado como lo científico, lo que no está vedado para el gran público.

Muchos usan el símil de la leche y la nata para hacer comprender estos términos, en la que la nata que representa la parte más superficial y visible sería lo exotérico y la leche la que está debajo y no se ve es lo esotérico. Nótese en este ejemplo que la nata es apenas una fina capa que protege a la leche, la cual se encuentra en mucha más cantidad y representa el alimento. Lo exotérico que, como hemos dicho, se manifiesta en forma de religiones, creencias, dogmas, ciencia, etc., es en realidad lo que encubre y disimula lo esotérico, y de hecho la nata es un cuajo de la leche, así como lo exotérico tiene su origen en el esoterismo. Así las grandes religiones, que a veces se nos presentan densas y espesas con sus dogmas inmutables, se nos revelan cuando conocemos la parte esotérica. Ya que las creencias tienen su origen en lo oculto, son solidificaciones de un saber esotérico, aunque la mayoría de los fieles y aun los dirigentes de las mismas lo desconozcan o lo nieguen.

Normalmente la parte exotérica es para las masas, para los muchos. En cambio la parte oculta es para los pocos, aquellos que llegan al punto de madurez e interés de adentrarse en dicho sendero.

A su vez el esoterismo tienes sus grados, niveles y al que se introduce en ellos se le suele denominar iniciado. La instrucción de los iniciados y la naturaleza de los misterios no son de carácter meramente teórico, más bien lo son de carácter práctico, y la aplicación exitosa de las enseñanzas en la vida diaria es una de las formas de ir ascendiendo por el sendero oculto.

Otra diferencia importante es que lo exotérico atiende a un conjunto de creencias que el buscador debe seguir sin cuestionarse nada, una veces más dogmáticamente que otras. En cambio, el esoterismo no exige creencia alguna, más bien todo lo contrario, compresión y sentido común, y que sea la experiencia propia del que se inicia lo que le lleve a la sabiduría.

Extraído de las lecciones del Círculo de Estudios Iniciáticos